Energía y digitalización: de la centralización a la distribución


La transformación digital de los sistemas energéticos es actualmente una realidad que crece con rapidez. La aplicación intensiva de las tecnologías de la información y las comunicaciones a los sistemas energéticos constituye una tendencia que permite avances crecientes en la recogida de grandes volúmenes de datos, gracias a la reducción de costes en los sensores y su almacenamiento, en su análisis (machine learning), en una mayor conectividad entre personas y dispositivos, así como en una transmisión de datos más rápida y barata. Como resultado, la mejora de los sistemas energéticos en las décadas pasadas se está acelerando. Las inversiones en infraestructuras eléctricas digitales y software están creciendo a ritmos anuales del 20% en los últimos años. La digitalización energética está teniendo impactos mayores en el transporte, la edificación y la indústria.

ProCycla ha estado presente en la jornada de hoy sobre la ‘Energia y Sistemas Digitales‘, en Sabadell, en la que se han puesto de manifiesto temáticas muy interesantes en los avances y barreras en los procesos de digitalización energética.

A medida que avanzamos hacia la red eléctrica del futuro, las microrredes y los sistemas de generación distribuida adquieren mayor importancia, ya que son capaces de unificar la generación de pequeña escala y flexible a la energía limpia y los controles inteligentes.

Mientras que la red eléctrica conecta hogares, empresas y otros edificios a las fuentes centrales eléctricas, las microrredes funcionan como pequeñas redes eléctricas independientes, con su propia generación y recursos de almacenamiento, software y soluciones digitales, con todo eso pueden funcionar conectadas a la red principal o no. Estos sistemas también facilitan la integración de fuentes renovables a la red, como la solar, éolica o el biogás.