European Green Deal


El parlamento acoge la propuesta de medidas que la Comisión Europea desveló el pasado mes de Diciembre de 2019, para lograr la transición energética y alcanzar el objetivo final de neutralidad climática en 2050. El histórico acuerdo, convierte a Europa en el primer continente que se propone una descarbonización prácticamente total, a pesar de las dudas sobre la credibilidad de varios Gobiernos, en particular, el polaco, aunque no se opuso al acuerdo.

La European Biogas Association “EBA” recibe con beneplácito la ambición de luchar por conseguir los objetivos climáticos y reconoce que es un gran reto, como una oportunidad para Europa; Las energías renovables deberán sustituir a las energías fósiles y Europa deberá finalmente implantar el principio de “quien contamina paga”, incluyendo el espectro completo de emisiones, C02, N0x y partículas. El biogás, biometano y otros gases renovables jugarán un papel principal en la transición europea a energías limpias y economía circular. Además, la industria del biogás sigue organizándose. Ahora, las grandes compañías de gas fósil apuestan fuerte por ellos y surgen asociaciones y alianzas para acelerar su implantación. Es el caso de la Integrated Biogas Alliance, formada por cinco grandes empresas de Italia, Alemania, Canadá y Estados Unidos para ofrecer servicios de biogás en todo el mundo.

El potencial de biometano de la digestión anaerobia y de la gasificación de la biomasa en la UE será de 100.000 a 120.000 millones de metros cúbicos (bcm) en 2050. Junto con el incremento de la eficiencia energética y el hidrógeno renovable, el suministro de gas en Europa podrá ser 100% renovable en 2050. Para ello su implantación, todavía incipiente, deberá ser ampliamente desarrollada y acelerada para reducir sus costes. Los precios de la energía deberán recoger todas las externalidades ambientales y climáticas (C02, contaminantes del aire, biodiversidad), así como un objetivo de gases renovables en la UE que refleje un claro compromiso de incrementar el suministro de gas verde. Los beneficios serán amplios: gestión adecuada de los residuos, una agricultura con recursos eficientes y la sustitución de energías fósiles con una importante reducción de emisiones. Dicho objetivo europeo deberá establecerse y apoyarse en políticas existentes, incluyendo La Directiva Marco de Residuos (separación en origen de biorresiduos) y la PAC (medidas ecológicas y uso de energías renovables en las explotaciones agrarias).